La eficiencia, el sistema, el lugar, la atención, el tiempo de espera, en fin, todo por lo que pasé, para que me pusieran la segunda dosis de la vacuna Pfizer.
No es en vano que somos el país número uno en el mundo en la rapidez para vacunar a toda una población, y a mi personalmente, se me hace una suerte enorme, y un honor ser israelí.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí